Jueves, 22 de junio 2017

Historia

El año 1978 se crea el Instituto Nacional de Investigación Agraria (INIA), durante el gobierno militar de Francisco Morales Bermúdez, con el objeto de conducir la investigación aplicada y la experimentación agrícola, de crianzas, forestal, de fauna silvestre, agroindustrial y de los recursos del agua y suelo. (DL 22232 LEY ORGÁNICA DEL SECTOR AGRARIO, TÍTULO IV ART 37)

En 1981, durante el gobierno de Fernando Belaunde Terry, el INIA se convierte en el Instituto Nacional de Investigación y Promoción Agropecuaria (INIPA), asignándole la responsabilidad de la extensión y del fomento de la comercialización rural de los productos agropecuarios.

En 1987, a mediados del primer gobierno de Alan García Pérez, se crea el Instituto Nacional de Investigación Agraria y Agroindustrial (INIAA), en base a la fusión del INIPA, del Instituto Nacional de Desarrollo Agroindustrial (INDDA) y las reparticiones dedicadas a la investigación del Instituto Nacional Forestal (INFOR).    

Así, cada cambio de nombre significó una nueva “creación” que asimilaba o reemplazaba la institución precedente.

Esta idea es clave para comprender una nueva y definitiva creación.

El 27 de noviembre de 1992, en el gobierno de Alberto Fujimori Fujimori, se crea el Instituto Nacional de Investigación Agraria (INIA) que “reemplazaría”, según Decreto Ley, al INIPA en todas sus funciones, atribuciones y compromisos adquiridos. Durante esa década las estaciones experimentales de la costa serían transferidas al sector privado, aunque años más tarde se iniciaría un proceso de recuperación de las mismas hasta el día de hoy.

En setiembre de 2003, con el gobierno de Alejandro Toledo Manrique, se daría una ley que modificaba el nombre de la entidad pasando a llamarse Instituto Nacional de Investigación y Extensión Agraria (INIEA). Adviértase la importancia de lo hecho pues no se volvió a establecer una institución tantas veces re-creada.

El 2007, con el segundo gobierno de Alan García, se reestablecería la denominación INIA y se precisarían sus funciones derogando los demás dispositivos legales. Casi un año más tarde y por Decreto Legistativo N. 997, enmarcado en la ley de modernización del Estado, se cambiaría una vez más la denominación, para profundizar en el concepto del impacto de la investigación en la sociedad: la INNOVACIÓN. Así es que nuestro actual Instituto Nacional de Innovación Agraria cumple hoy su vigésimo tercer aniversario.

Mirando atrás, la senda histórica recorrida, algunas personas que tienen varios años aquí manifiestan que, a pesar de los numerosos cambios, el INIA siempre ha sido el mismo, su fortaleza técnica y científica ha permanecido. El orgullo por nuestro INIA es compartido por todos y todas. Los logros son producto la mística institucional y del compromiso de cada uno de nosotros con la vocación de servicio por el país. NOSOTROS SOMOS EL INIA institución construida por la entrega de su gente. Son más de 23 años de arduo trabajo al servicio de la ciencia, la innovación, el agro y el país.